Posted by prensa on July 28, 2014

Alrededor de unos 500 pacientes reciben el tratamiento

El Ministerio de Salud Pública reveló que a través del Programa Protegido, invierte unos 300 millones de pesos al año para los pacientes que padecen de hepatitis B y C.

La doctora Sandra Fermín, directora del Programa Protegido, al conmemorarse el Día Mundial contra la Hepatis,  dijo que para este enfermedad es  es uno de los de mayor cobertura ya que el tratamiento cubre el 100%, y atienden alrededor de 500 pacientes cada año.

Fermín indicó que todos los pacientes que socio-económicamente reúnen las condiciones para ser ayudados por el ministerio se inscriben en el Programa de “Hígado”, donde están monitoreado por calificados profesionales que integran el Comité del Hígado.

Explicó que el Programa funciona de manera efectiva en cinco hospitales de la Red Hospitalaria Pública, entre estos: el Hospital Cabral y Báez, de Santiago, el Universitario Padre Billini, el Centro de Gastroenterología, en el Moscoso Puello, el Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS), y el Marcelino Vélez.

“Como Ministerio estamos a la vanguardia de todo lo que son las terapias para la hepatitis C, estamos haciendo lo necesario para que los pacientes de República Dominicana con esta enfermedad, tengan cobertura y con las nuevas terapias que serán introducidas próximamente, creo que la hepatitis C será cuento del pasado”, dijo la doctora Fermín.

Manifestó que el costo del tratamiento de la hepatitis tiene un costo alto, pero la incidencia en el país es menor debido a la efectividad del de las acciones asumidas por Salud Pública.

Indicó que muchas de las muertes a causa de la hepatitis, ocurren por la detección tardía de esa enfermedad, si se identifican a tiempo a las personas con esta condición de salud, la tasa de mortalidad será mucho más baja, la identificación se puede hacer mediante tamizaje (evaluación masiva de sujetos asintomáticos respecto de una patología específica), a nivel nacional.

Hepatitis

Es una inflamación del hígado. La afección puede remitir espontáneamente o evolucionar hacia una fibrosis (cicatrización), una cirrosis o un cáncer de hígado.

Los virus de la hepatitis son la causa más frecuente de las hepatitis, que también pueden deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (por ejemplo, el alcohol o determinadas drogas) o enfermedades auto inmunitarias.

La hepatitis A y la E son causadas generalmente por la ingestión de agua o alimentos contaminados. Las hepatitis B, C y D se producen por el contacto con humores corporales infectados.

Son formas comunes de transmisión de estos últimos la transfusión de sangre o productos sanguíneos contaminados, los procedimientos médicos invasores en que se usa equipo contaminado y, en el caso de la hepatitis B, la transmisión de la madre a la criatura en el parto o de un miembro de la familia al niño, y también el contacto sexual.

En caso de sospechas del virus de la hepatitis, la persona debe acudir al médico (gastroenterólogo, infectólogo o médico internista) para un diagnóstico oportuno.

La Organización Mundial de Salud (OMS), conmemora el 28 de julio de cada año como “Día Mundial contra la Hepatitis” a fin de incrementar la sensibilización y lograr mayor efectividad en las medidas preventivas.